**********TODO AQUELLO QUE UNO ES...

PASA POR LLEGAR A RECONOCERSE**********************************************



TRATAMIENTOS PERSONALIZADOS

Utilizamos la terapia adecuada para cada caso que será el que más se ajusta a cada persona y el que ella necesita.

Por eso trabajamos desde la esencia de su ser, quien nos va guiando y dando las pautas necesarias para que podamos realizar todo lo necesario.

Hemos de considerar que para que un tratamiento de este tipo sea efectivo, es necesario y además imprescindible, que uno tenga puesta toda su voluntad en su propia sanación.

Porque entonces ya está dando el primer paso para el cambio y, lo que es más importante, cuando eso sucede...

¡todo el universo se confabula y le tiende una mano!,

En este caso para proporcionarle la energía que necesita para transformarse y reestructurarse, lo que le conducirá a recibir, en todo momento, aquello que precisa para recobrar el equilibrio y la salud a todos los niveles.

Todo es energía

Todo es energía

¿Qué es Anam?


ANAM es un espacio de consulta y tratamiento ubicado en Mallorca.

Anam significa Alma.... utilizamos el lenguaje que habla el alma para ayudarte.

Es un lenguaje, en el que se reconoce el verdadero sentido y potencial para el hombre de lo que el alma representa para el proceso evolutivo humano.

Nuestra herramienta principal es “La energía Universal”, presente en todo lo que existe, puesto que trabajamos por lo general, en los niveles más sutiles del ser humano y conjuntamente colaborando con su Ser interno.

Todo el mundo puede recibir energía, de hecho, estamos constituidos por ella.

Por ese motivo, nos proporciona un gran beneficio, porque nos reafina y nos realinea con la Energía Universal, algo fácil de comprender, si tenemos en cuenta que la enfermedad cuando se manifiesta en el plano físico ya es el último punto de expresión de un desequilibrio que se padece en otro nivel más sutil.

Esa es la razón de que al tratar el origen y en su forma más elevada de vibración, estemos yendo al punto crucial del conflicto y podamos proceder a transformarlo totalmente.

Este trabajo sirve tanto para liberar aquellos puntos energéticos o memorias acumuladas, lo que se lleva residual de todas las heridas que permanecen grabadas.

Nos servimos del reino mineral, donde están presentes todas y cada una de las energías precisas que puedan sernos útiles para cada caso en concreto y para restaurar los patrones originales que hagan falta subsanar.

El propósito final es que de esta manera, cada uno pueda llegar a experimentar en sí mismo su verdadera esencia.

Un logro y un fin en sí mismo, de todo el proceso evolutivo de la conciencia al estar experimentando y aprendiendo en este plano físico.

Todo ello se hace posible, gracias al momento tan extraordinario que estamos viviendo, que no deja de ser lo que permite y facilita la consecución de algunas ayudas para todos aquellos que están comprometidos con la elevación espiritual, evolutivamente hablando y el cambio de consciencia planetaria a título individual.

¿Qué son las Terápias Energeticas?


Todo está formado por energía y nosotros no somos una excepción.

Nuestro cuerpo físico, además de lo que tocamos, vemos, olemos, gustamos y sentimos, es decir, identificamos con nuestros cinco sentidos, también está creado por otros cuerpos que son la correspondencia de nuestra mente, nuestras emociones, nuestra forma astral, etérica y espiritual.

Todos ellos nos complementan y son igualmente parte de nosotros y es gracias a nuestras vivencias y lo que vamos experimentando como les damos forma y les configuramos las características que tienen.

La manera menos agresiva y más natural de cómo podemos proceder a sanarnos, desde el nivel más profundo, es a través de la energía y actuando desde el mismo nivel vibratorio correspondiente al cuerpo que queremos tratar.

La enfermedad es un síntoma del desequilibrio y el funcionamiento erróneo de lo que es una máquina perfecta, el ser humano.

Porqué utilizamos los minerales...


LOS MINERALES COMO HERRAMIENTAS DE SANACIÓN:

Los minerales vibran a una frecuencia que oscila entre los 0.5 a los 4 ciclos por segundo, lo que se correspondería a la frecuencia que producen las ondas delta que observamos al realizar mediciones de encefalograma clínicamente. Tenemos que considerar que estas ondas se producen durante el estado de sueño profundo del ser humano.

Tan sólo podremos observar este tipo de ondas, fuera de este estado y en condiciones del estado de vigilia, al ser emanadas por una persona a voluntad exclusivamente en quienes poseen un nivel espiritual muy elevado.

La razón a ello es muy sencilla, puesto que tales frecuencias son la correspondencia vibratoria a la energía del Amor Divino en su expresión humana, lo cual nos está indicando una manifestación natural de una cualidad dentro del equilibrio y la naturaleza de todas las cosas.

Ahí está la formula por la que nos servimos de estos elementos que se han puesto a nuestra disposición para que podamos utilizarlos de manera que nos ayuden a restaurar el equilibrio natural de vibración correspondiente.

El desequilibrio se origina cuando los patrones de energía se cristalizan en nuestros campos de energía, la salud, la vitalidad son síntomas de una energía estable y equilibrada, resultado todo ello de una sintonía perfecta con nosotros mismos y con la totalidad.

Los cuerpos que configuran al ser humano pueden beneficiarse del uso de los minerales porque al establecerse una sintonía energética.

Cada mineral nos va a facilitar la energía de que no disponemos y que necesitamos, ya sea por la carencia de la misma o para estabilizar la cualidad de la que es portadora cada uno de ellos, restaurando así los patrones energéticos vibracionales en cada cuerpo del ser humano, lo que se haya descompensado y necesita recuperar la vibración original que por el motivo que sea se ha desestabilizado o no está presente.

Lo que nos posibilita restaurar el equilibrio original del patrón energético al que tratamos y del que disfrutaríamos si no fuera porque las disonancias del ego, en el nivel más profundo del yo, tienden a materializarse como enfermedades o disfunciones de lo que constituye nuestro vehículo y a expresarse en el cuerpo causal, es decir, el archivo de las experiencia o alma, que se transmiten a los demás cuerpos inferiores.

Modificando la esencia del Yo verdadero o Ego Puro, de sus patrones vibracionales superiores del alma de cada uno.

Por esta razón nos proporcionan una ayuda tan eficaz puesto que cada mineral es un modelo o patrón energético vibracional referencial de una cualidad o vibración energética que a modo de herramienta nos permite manifestar dicha energía en estado puro y nos facilita su plasmación en el ser humano restaurando así todo aquello que padece una distorsión de lo que sería su correspondencia natural.

RELACIÓN DE MINERALES POR ENERGIA Y UTILIDAD TERAPEUTICA.-


En ésta sección compartiré con todos vosotros aquellos minerales que han ido llegando a mis manos, lo que he descubierto de ellos, de la energía que cada uno es portador y así quién desee va a poder utilizarlos como herramientas en la sanación energética vibracional por resonancia facilitándonos reajustar y restablecer el equilibrio.

Vista previaEl Ópalo Rosa canaliza el interior con el exterior y lo manifiesta desde el Chakra de la garganta con la expresión oral de la comunicación (de forma similar a como en la simbología del Arcano XVII del Tarot, “La estrella” que expresa la locuacidad).

Trabaja con la energía que te conecta con tu ser interno a través de la esencia de la energía femenina (en las mujeres).

Puede ser utilizada para restaurar los patrones deformados de los cuerpos, que están así, debido a la disfunción o distorsión de la energía femenina esencial.

Es útil para identificar exactamente el lugar donde existe un conflicto, al igual que también el nivel energético, Chakra y por supuesto el cuerpo donde hace falta restaurar el equilibrio.

Aporta confianza, ya que cuando se utiliza la energía esencial femenina, ésta acoge y cobija. Al igual que la energía de una madre.

Permite a la vez, la expresión natural propia que normalmente está anulada o distorsionada por la misma cuestión clave de la situación que ha tenido que llevar la mujer en este plano.

Permite el trabajo en todos los niveles de conciencia donde haga falta restaurar el equilibrio. Sin duda, es una herramienta muy práctica para utilizar en mujeres y testar y reponer la expresión femenina y su esencia natural.

En los casos en que se haga necesario trabajar directamente ésta parte, lo cual no quiere decir que no pueda ser utilizada igualmente con los hombres. Sin embargo, en estos casos, cuando nos referimos a los hombres, la veremos expresada como su polaridad natural y como un justo equilibrador de la parte que le corresponde, no como totalidad de esencia.

Observaremos las disfunciones manifiestas de la expresión de la energía femenina, expresada en la forma de aquellas cuestiones que se puedan llevar y que han sido adquiridas o creadas en las encarnaciones que se han vivido siendo una mujer, lo que hace que el hombre lleve una parte de la energía femenina integrada, tal y como fue creada y que por expresar una creación distorsionada que le corresponde a la energía femenina, la veremos propiamente expresada en forma de disfunciones tales como tendencias homosexuales, travestismos.

Siempre considerando que hablamos de inversiones de la naturaleza femenina puesto que no es la naturaleza propia que le corresponde a la esencia masculina básica. Es decir, todas las características que corresponderían a la energía femenina pero invertida o distorsionada. Generándose en estos casos conflictos claros, en las cuestiones de relaciones con las mujeres: madres, hermanas, amantes… etc.

lunes, 13 de junio de 2011

SANANDO EL ALMA.-

LAS TRANSFORMACIONES EN LA EVOLUCIÓN:

Proceso de las transformaciones espirituales dentro del  sistema evolutivo existencial humano.

Emprendo un viaje… Soy un espíritu, una esencia, una Ser que como tal, inicia un proceso que ha de durar toda una vida.

Para ese recorrido llevo conmigo “todo lo que SOY” porque es todo lo que necesito: Un cuerpo físico y como equipaje, una maleta, mi alma.

Dentro de ella he ido poniendo todo lo que me define, lo que yo mismo he ido generando desde la base de lo que es mi esencia original. Sin embargo, también llevo conmigo el resultado de mis creaciones, lo que conjuntamente dará forma a mi identidad. Será lo que yo reconozco como mis percepciones singulares y únicas.

A ese nivel, tenemos lo que “yo creo que es” mi creencia acerca de todo lo que existe. También está ahí lo que “yo siento” de todo lo que voy experimentando. Finalmente podemos concluir diciendo que es todo lo que“yo identifico” en referencia a la identidad que “yo soy”.

Hasta aquí de momento no soy una presencia, tan sólo tengo una identidad. 

Ahora veamos detalladamente qué función tiene el alma dentro del proceso que estamos considerando.

El alma es la herramienta de que dispone mi espíritu para que yo pueda ir transformando mi identidad, es lo que me define en todo momento y dónde se irán produciendo los cambios y donde se almacenaran los resultados.

La esencia del alma es de naturaleza espiritual, ya que forma parte de nuestro espíritu, sus procesos se producen, desde y a partir, del ámbito emocional. Por tanto, el alma está íntimamente ligada al cuerpo emocional y a la energía que le configura, las emociones.

Gracias a la transformación final espiritual, se procede a generar cambios dentro de estos elementos que llevamos archivados en el receptáculo del alma. Algunos pueden denominar a ese espacio nuestro interior.

Aunque el verdadero proceso completo incluye la toma de conciencia, nuestra parte capacitada para comprender lo que nos sucede. Más allá del sencillo proceso analógico, deductivo, o dicho de otro modo, el que nos posibilita para razonar y que lo identificamos como la parte que procesa nuestros pensamientos, la mente racional, es otra de las herramientas que a la vez intervienen en todo el proceso. 

Pero al igual que sucede con el alma, sólo son parte del proceso evolutivo de la transformación. La llave es la comprensión a través de nuestra conciencia (desde un estado elevado de consciencia) y le denominamos así, porque reconocemos que en ese instante de lucidez, estamos muy por encima del lugar de donde procede la información que detectamos habitualmente en forma de pensamientos. Es menos denso, estamos fuera del pensamiento lineal y nos situamos en un escalón más elevado, lo que gracias a esa altura y gracias a la visión de conjunto de la cual disfrutamos en ese momento, lo que es a la vez un estado, estamos en ese momento cualificados para poder ver algo más que antes desconocíamos y que nos clarifica, pone luz a una parte donde antes había oscuridad. 

Descubrimos un sentido y un porqué, vemos con claridad, razonamos y gracias a esta ampliación de información acerca de lo que es crucial para nosotros, se nos posibilita el comprender.

Es una comprensión totalitaria que deshace aquello que se formó y cristalizó fruto de una información errónea, resultado del desconocimiento al nivel que fuera, tanto mental, como creencia, o emocional, como una forma de emoción. 

Desde que formamos esa creación en nosotros, nosotros nos convertimos en eso, somos todo lo que nosotros mismos configuramos y nos damos la forma que finalmente tenemos y expresamos. Ese "yo soy" al que hacíamos alusión al principio.

Al obtener una nueva “visión”, un entendimiento ampliado y nuevo, de la situación acerca de la cual estamos centrando nuestra atención, la que estamos observando, es cuando entra en juego la parte más elevada e inmanente de nosotros mismos, la que perdurará, la que no se transformará con el tránsito de la muerte,  cuando finalmente concluyamos con la experiencia de la vida.

Ahí es cuando, a través de la energía de las emociones, gracias a su cualidad y posibilidades se transformará lo que habíamos formado con anterioridad, lo que pertenecía a un plano inferior, más denso, menos luminoso, menos elevado. 

Gracias al proceso de identificación y reconocimiento lúcido es cuando comprendemos, cuando se hace la luz. Y la luz, es a la vez AMOR, porque en los parámetros de la directriz de este mundo, esa es la esencia de formación. 

He aquí, porqué no se logran las transformaciones cuando uno las contempla tan sólo desde el ámbito de lo mental. Uno puede “conocer”, ser muy sabio en cuanto a lo que son todas las cosas, pero carecer de la parte necesaria de la esencia, el amor, la energía del amor que sea precisa para proceder a la transformación. Ya que ésta es la que rige en el mundo del espíritu.

así sucede si se queda relegado solo al plano mental y no se producen los cambios y las transformaciones en los ámbitos más elevados de la conciencia, por ese motivo, uno sigue igual que siempre, a pesar de leer mucho, conocer mucho, seguir a maestros y sus teorías, etc.

Faltará la consumación del proceso, la ALQUIMIA, que se genera siempre gracias al elemento clave: EL AMOR.

Sin la energía del amor no se puede producir cambio alguno, puesto que no hay elevación de conciencia, no hay una verdadera transformación.

El único elemento capaz de obrar ese milagro, es el amor y para que ello se produzca nosotros somos los que deberemos entrar en su sintonía. Vibrar en la misma frecuencia.

La mayoría de las veces se confunde este estado, se cree que por entrar en una “idea” de él, ya se halla uno dentro de él. Nada más alejado de su centro.

Sólo hay una manera y pasa por el alineamiento de nuestro ser con la energía vibracional del amor, no hay otra fórmula. Eso es lo que marca la diferencia y se reconoce, cuando realmente se siente lo que es el amor verdadero, el incondicional.

 Ir experimentando este proceso nos enseña y nos cualifica para ir descubriendo el desarrollo del amor, evolucionar al unísono con él y a través de él. 

Ese es nuestro cometido y nuestra labor como el ser evoluciónate que somos durante nuestro viaje eterno de regreso a la fuente de la que salimos. Ese es el sentido de todo el proceso mientras estemos dentro de las directrices de la energía del amor. 

La conciencia de Dios es infinita como lo es a su vez, la infinitud de energías que contiene. No alcanzaremos la experiencia de otro nivel de conciencia más allá del de este plano, mientras no integremos la esencia de la energía del amor. Para eso estamos aquí y de eso se trata nuestro aprendizaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada